Decepción

   “Dime si hay algo entre ustedes” – inquirió – “prefiero saberlo que imaginarme cosas que no son”. Aunque le aseguró que no había nada, él no se quedó conforme. La situación era por demás sospechosa. Ese día ellos sabían que era poca la probabilidad de que él se apareciera por ahí, pero lo hizo. Ella nunca subió el rostro, era evidente que no podía verlo a los ojos, ya por vergüenza o por no querer delatarse. El caso es que era evidente. Él no atinó a decir nada y mejor decidió marcharse.

   En el camino le fue invadiendo aquella sensación qué pocas veces en la vida uno experimenta. Apresuradamente y en voz baja pidió el café de siempre y se desplomó en un sillón. Recordó aquello del poder de las emociones sobre nuestro cuerpo; de que uno somatiza y que muchas enfermedades tienen un origen más bien emocional que fisiológico. “No puedo creer que algo así me vaya a enviar al doctor” – pensó- “o qué decir a un psicólogo más bien. A mí edad, esto ya no es aceptable, es indigno de un caballero, ni que fuera un colegial”. 

   Por más que trataba de racionalizar sus sentimientos el malestar no disminuía. Él se consideraba a sí mismo un ser racional, alguien que dominaba sus pasiones y probablemente eso le hacía sentir aún más decepcionado de sí mismo y un tanto confundido y asombrado de su malestar.

Así se reencontró con una vieja amiga, Decepción y decidió marcharse, más Decepción se marcharía con él.

Morpheus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s