Caída y redención

¡Qué tan profunda no tendrá que ser la caída 
para que elevada sea la redención!

¿Acaso no precisó el Salvador descender al más profundo de los abismos
antes de elevarse al más alto de los cielos?

¿Cuánto más deberá descender nuestro linaje para encontrar gracia en la creación?
¿Y cuánto más me privarás de tu cálida mirada
que reconforta a mi corazón?

Mospheus Amorfo

Diluvio

Y no para de llover, cuarenta días y cuarenta noches con los ojos secos y el corazón inundado ¿Qué este diluvio no tendrá fin? Si de Noé tuvieron gracia ¿Qué tú no la tendrás de mí? ¿Cuánto más navegaré en estas aguas tormentosas de la desesperanza? Una respuesta, un signo o una señal y mi corazón reposará cual Arca en las apacibles alturas del Ararat. Y no para de llover…

Morpheus Amorfo

Edad de la poesía

Tres edades tiene la poesía;
Los viejos la escriben,
los jóvenes la viven,
los niños lo son.

Los primeros serenamente
rememoran su juventud con melancolía, la acrisolan y la plasman.

Los segundos impetuosamente actúan al arrebato de sus emociones y la experimentan.

Los últimos, más cerca de la fuente de la armonía de la naturaleza la expresan.

Son los que eran, los que son y los que serán.

Morpheus Amorfo

Adicción

Eres néctar que reconforta mi alma;
pero de mi desesperación causa,
cuando esta dosis diaria de ti me falta.
¿Serás veneno que corre por mis venas? ¿o dulce bálsamo que alivia de este corazón adolorido las penas?
Me confieso adicto, adicto al recuerdo que de ti conservo, de tu sonrisa y del brillo te tus ojos. Adicto a tu voz, lo único que de ti aún tengo. Adicto a ti, mi dosis diaria, a ti.

Morpheus Amorfo

Errante

Expulsado por los dioses o el destino de una remota patria hacia la cual ya no encuentro el camino.
Destinado a padecer de tu ausencia, separado de ti, pero aún así intuir tu presencia. 
Te busco en el placer y en el olvido, en la noche estrellada y en la gota de rocío. Te busco en todas partes y sólo encuentro la nada. 
No soy Adán desterrado ni Caín condenado, soy yo, sin ti en este mundo encadenado.

Morpheus Amorfo

¡Oh Muerte!

¡Sí!¡Nuevamente tú! ¡Oh muerte! ¡Ora maldita, ora bendita! ¿Serás el final de esta vida efímera y principio de una eterna o el fatal salto al vacío en un precipicio hacia la nada? ¿fin de un camino sin destino o principio de un nuevo horizonte desconocido? ¡Eres terror del que goza, alivio del que sufre, dulce para quien la desea y amarga para quien no la espera! ¡Oh Muerte!

Morpheus Amorfo

Lugares comunes

¡Sí, la poesía tiene lugares comunes!
El amor, la melancolía,
la ilusión, la desilusión,
la vida, la muerte, la paz… la guerra.
Es como una batalla cuyo escenario
es la basta campiña del drama humano
dónde los poetas, cual arrojados
caballeros armados
expresan lo que todas las almas sienten
en formas que pocas se atreven.
Sus palabras son lanzas y sus versos espadas
armas que esgrimen galopando
en el desbocado corcel de su intelecto
por montes y collados
de emociones y sentimientos encontrados
y dirigen sobre el sujeto y objeto de sus afectos
a veces con golpes certeros
y las más a intentos y yerros
Morpheus Amorfo

Ámame hoy

Ámame hoy, como si no hubiera un mañana 
porque mañana no se si esté aquí para ti.
Ámame hoy, porque hoy es cuando mi corazón sangra
y mañana quizá tan sólo quede una cicatriz.
Ámame hoy, que arde esta llama
porque mañana quizá solo queden cenizas pardas
Ámame hoy, porque sólo hoy existe, ayer ya no fue
y mañana, mañana tal vez...
Morpheus Amorfo