Caída y redención

¡Qué tan profunda no tendrá que ser la caída 
para que elevada sea la redención!

¿Acaso no precisó el Salvador descender al más profundo de los abismos
antes de elevarse al más alto de los cielos?

¿Cuánto más deberá descender nuestro linaje para encontrar gracia en la creación?
¿Y cuánto más me privarás de tu cálida mirada
que reconforta a mi corazón?

Mospheus Amorfo

Adicción

Eres néctar que reconforta mi alma;
pero de mi desesperación causa,
cuando esta dosis diaria de ti me falta.
¿Serás veneno que corre por mis venas? ¿o dulce bálsamo que alivia de este corazón adolorido las penas?
Me confieso adicto, adicto al recuerdo que de ti conservo, de tu sonrisa y del brillo te tus ojos. Adicto a tu voz, lo único que de ti aún tengo. Adicto a ti, mi dosis diaria, a ti.

Morpheus Amorfo

Tú también

Y es que tú también, ya tienes un nuevo amor,
de esto ya me he dado cuenta,
aunque no me causa sorpresa
pues se que vives insatisfecha
y buscas en sus brazos
lo que ya no encuentras en mis abrazos
y te quita el sueño, causándote desvelo,
mientras yo profundamente duermo;
con sus caricias te quedas lánguida y dormida
y ya de día, despiertas a sus brazos enseguida.
No sé qué te ofrece ni cuál tu afán
de estar con él a cada instante,
¿Es escape de la realidad encadenante?
¿o acaso fantasías de deseos insatisfechos?
No te preocupes, te comprendo,
no te juzgo, ni te culpo
y es que yo también… ya tengo un nuevo amor

Morpheus Amorfo

Corazón sangrante

El corazón que sangra por amor no sangra en vano, derrama ríos de deseos, sueños y anhelos; cada gota una palabra, una frase, unos versos;
en ocasiones, las pasiones se desbordan brotando a borbotones
y la sangre clama desde el fondo del estanque por alguien que la escuche y se apiade, entonces vienen los sedientos de amor agotados de deambular por desiertos y parajes desolados y beben, saciándose de deseos, sueños y pasiones sin que su sed se vea apaciguada y beben hasta que su corazón se derrama y sangra
y sangra por amor y no sangra en vano y sangra el corazón, el corazón, que sujeto en la mano.

Morpheus Amorfo

Un nuevo amor

Lo siento… no es que ya no te quiera,
pero tengo un nuevo amor.
Lamento que mi ausencia te hiera,
pero este nuevo amor me transporta lejos,
aunque yo no quiera.
Lo siento… pero tengo un nuevo amor.
Lamento las hora y los días que no estaré aquí
y las noches que lejos de ti,
bajo esta luz taciturna amaré a este nuevo amor
tanto como alguna vez te amé a ti.
Lo siento… no es que ya no te quiera,
ni que quiera que algo te hiera
y aunque no me voy de aquí
no estaré más para tí
Lo siento…pero tengo un nuevo amor.

Morpheus Amorfo