El Sol siempre vuelve

El Sol siempre vuelve,
no importa que tan profunda y obscura sea la noche,
no importa que tan frío y largo parezca el invierno:
el Sol siempre vuelve,
ilumina, calienta y envuelve;
infunde nueva vida, disipa la tristeza,
reaviva la esperanza, enciende el alma.
Se refleja en tus brillantes ojos y mágica sonrisa.
¡Sol de mis días! ¡Vuelve! Aunque sea en el ocaso de mi vida.

Morpheus Amorfo

No te preocupes

No te preocupes, no te angusties: ya no dueles; escudriño en los profundos rincones de mi mente tu recuerdo y del oculto manantial de mi memoria subconsciente brotan oleadas de sentimientos olvidados que me inspiran, como si se tratase de un vidente poseído por un fantasma del pasado mi mano inconsciente transcribe su dictado; incoherentes trazos, burdas pinceladas, imperfecto cincelado de la obra maestra que ser no pudo pero busca ser futuro…

Morpheus Amorfo

Babel

Te hablo y no me entiendes; me hablas y no te entiendo. Es como si habláramos lenguas diferentes. Construimos juntos una torre; pensamos que es la misma, pero la de cada quien es distinta. ¿Convergerán?, ¿quedarán inconclusa? o ¿se derrumbarán al unísono? Sólo el tiempo dirá, mientras tanto seguimos construyendo; no me entiendes y no te entiendo.

Morpheus Amorfo

Caída y redención

¡Qué tan profunda no tendrá que ser la caída 
para que elevada sea la redención!

¿Acaso no precisó el Salvador descender al más profundo de los abismos
antes de elevarse al más alto de los cielos?

¿Cuánto más deberá descender nuestro linaje para encontrar gracia en la creación?
¿Y cuánto más me privarás de tu cálida mirada
que reconforta a mi corazón?

Mospheus Amorfo

Diluvio

Y no para de llover, cuarenta días y cuarenta noches con los ojos secos y el corazón inundado ¿Qué este diluvio no tendrá fin? Si de Noé tuvieron gracia ¿Qué tú no la tendrás de mí? ¿Cuánto más navegaré en estas aguas tormentosas de la desesperanza? Una respuesta, un signo o una señal y mi corazón reposará cual Arca en las apacibles alturas del Ararat. Y no para de llover…

Morpheus Amorfo

Los restos de mi vida

Te dejo los restos de mi vida,
se componen de lo que no fue y nunca será,
deseos insatisfechos y anhelos incumplidos,
intentos fallidos de vanas esperanzas,
restos añejos, fragmentados, con tu rostro en todos lados,
tómalos, te pertenecen como alguna vez mi amor te perteneció, puedes incinerarlos en las llamas de la indiferencia o atesorarlos en el relicario de tu conciencia. 
Son tuyos, son míos, son los restos de mi vida.

Morpheus Amorfo