Crepuscular

En la hora crepuscular no se distingue el bien del mal,
la conciencia adormilada y la razón obnubilada
es dominada por el instinto animal.

Busca lo que desea, obtiene lo que le place y le satisface
poco importa si es necesario, sensato o razonable
fantasía, sueño o disparate.

Medio dormido, medio despierto en total desconcierto
cuando la razón por fin recobra conocimiento
y la conciencia juzga con más acierto.

¿Qué has hecho animal salvaje?! ¡Pobre de ti!
¿Cómo has podido traer esta ruina sobre mí?
… fue tan solo un fugaz recuerdo de ti.

Morpheus Amorfo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s