Errante

Expulsado por los dioses o el destino de una remota patria hacia la cual ya no encuentro el camino.
Destinado a padecer de tu ausencia, separado de ti, pero aún así intuir tu presencia. 
Te busco en el placer y en el olvido, en la noche estrellada y en la gota de rocío. Te busco en todas partes y sólo encuentro la nada. 
No soy Adán desterrado ni Caín condenado, soy yo, sin ti en este mundo encadenado.

Morpheus Amorfo

¡Oh Muerte!

¡Sí!¡Nuevamente tú! ¡Oh muerte! ¡Ora maldita, ora bendita! ¿Serás el final de esta vida efímera y principio de una eterna o el fatal salto al vacío en un precipicio hacia la nada? ¿fin de un camino sin destino o principio de un nuevo horizonte desconocido? ¡Eres terror del que goza, alivio del que sufre, dulce para quien la desea y amarga para quien no la espera! ¡Oh Muerte!

Morpheus Amorfo

Lugares comunes

¡Sí, la poesía tiene lugares comunes!
El amor, la melancolía,
la ilusión, la desilusión,
la vida, la muerte, la paz… la guerra.
Es como una batalla cuyo escenario
es la basta campiña del drama humano
dónde los poetas, cual arrojados
caballeros armados
expresan lo que todas las almas sienten
en formas que pocas se atreven.
Sus palabras son lanzas y sus versos espadas
armas que esgrimen galopando
en el desbocado corcel de su intelecto
por montes y collados
de emociones y sentimientos encontrados
y dirigen sobre el sujeto y objeto de sus afectos
a veces con golpes certeros
y las más a intentos y yerros
Morpheus Amorfo

Más allá en la penumbra

Aquí es donde solíamos pasear, salíamos a caminar al menos dos veces al día, lo recuerdo bien. A veces todavía lo veo deambular por aquí a las horas crepusculares y quiero jugar con él, así como solíamos; arrojar y traer, arrojar y traer, pero parece perdido, sólo camina por la misma vía como buscando algo sin encontrarlo, parece que no me ve pero cuando le ofrezco éste hueso largo para jugar derrama una lágrima y continúa su deambular hasta más allá en la penumbra.

Triálogo

¡Eso que me dices no tiene lógica, no me convence!
¡Y lo que tu me dictas no lo siento, no me emociona!
¡Yo no se de qué hablan, no encuentro en ello ningún placer ni satisfacción!

¡Tú sólo piensas en placer!
¡Y tú eres un sentimental!
¡Ustedes no piensan ni razonan!

¡Ustedes sin mi se mueren!
¡Ustedes si mí no viven en verdad!
¡Y ustedes sin mí no dialogarían jamás!

Imperiosa necedad

Siento la imperiosa necedad de escribir, no sé por qué. Quizá sólo así pueda experimentar plenamente esa ilusoria sensación qué es la libertad. Necedad, en tanto lo que escribo no persigue un fin útil en sí mismo, si no simplemente ser lo que es y lo que el vaivén del pensamiento, ora estructurado ora amorfo, dicta en esa interminable e inmensa ola de impulsos que obedecen a causas desconocidas. Necedad en cuanto que la escritura difícilmente refleja con fidelidad esta avalancha de imágenes, ideas, sensaciones y emociones. Necedad en cuanto poco hay que se escriba que no se haya escrito ya de una u otra forma. Necedad en cuanto que después de realizado no se encuentra en ello plena satisfacción, ni contento; sólo se encuentra sin sentido e imperfección. En fin necedad vital, necedad de necedades…

Libertad (Reflexión preliminar)

Mucha tinta y más sangre han corrido ya en aras de la libertad, al menos en pos de una idea de ella. Todos la enarbolan, pero nadie parece estar de acuerdo en qué consiste exactamente. Algunas naciones consideraron que la libertad era librarse del yugo de un monarca, sólo para transferirlo a un parlamento; otros, que era librarse del yugo extranjero, sólo para sufrir a manos de la opresión de un dictador nacional; algunos otros, consideraron que la libertad era librarse de la opresión del patrón capitalista, sólo para verse subyugados por la mano de hierro del partido comunista. Para otros la libertad ha significado expandir sus fronteras, su influencia y su dominio por todos los medios a su alcance hasta con violencia “compartir” su libertad por la fuerza. En el ámbito personal, la libertad también adquiere distintos matices y significados. Para algunos individuos la libertad es poder disfrutar de los bienes y distractores que su ingreso puede costear después del poco tiempo libre que su trabajo asalariado les deja. Para otros, la libertad consiste en no tener patrón, sino en serlo; dejar de ser esclavo empleado en una compañía sólo para convertirse en esclavos de la propia. Para muchas otras personas la libertad, aunque no ajena a los factores económicos, más bien consiste en poder decir lo que deseen, acudir a donde gusten y reunirse con quien quieran, utópicamente sin restricción alguna. Como hay obvias restricciones para esta libertad, algunos consideran que la única libertad posible es la de pensamiento. Pero incluso en este caso ¿en realidad somos libres o es sólo una ilusión conveniente?¿no son nuestros pensamientos solo una serie de reacciones electroquímicas que obedecen a las leyes físicas de causa y efecto? ¿En dónde está la libertad en un universo completamente causal?

Mi poesía

Mi poesía es simple, llana… cotidiana;
no conoce de rima, métrica o tiempo
y confunde la prosa con el verso;
no conoce las encumbradas alturas de la fina lírica palaciega,
pletórica de imágenes, metáforas y figuras
ni el profundo pensamiento del filósofo de intelecto,
ni la estricta y refinada técnica de la cátedra o la academia;
tampoco tiene la creatividad de los arrabales, del barrio o del campo;
mi poesía es soneto clasemediero, simple, llano.., cotidiano.

Morpheus Amorfo